Noticias

21.jul.2017 / 09:08 am / Haga un comentario

IMG_3527-768x432

¡El pueblo unido jamás será vencido! fue la consigna de los trabajadores y trabajadoras de Venezolana de Televisión (VTV), que este jueves se enfrentaron a grupos de choque de la derecha que pretendieron asaltar y quemar la sede del Canal del Estado, en un hecho que fue repudiado por los vecinos de Los Ruices y el Poder Popular.

En una respuesta heroica que pasará a la historia popular en defensa de la democracia y la libertad de expresión en Venezuela, el personal obrero, técnico, administrativo y profesional de VTV y de Tves, canal hermano que funciona igualmente en la sede de Los Ruices, rechazaron el asedio que a partir de las 10:00 de la mañana iniciaron grupos de encapuchados, identificados con la oposición política.

Los terroristas lanzaron piedras, dispararon metras y balines, y hasta bombas incendiarias, con el propósito de asaltar el medio de comunicación y agredir a los trabajadores y a sus menores hijos que estudian en el preescolar existente en la sede de la televisora.

Las acciones violentas formaron parte de la convocatoria ilegal e irresponsable de los dirigentes de la llamada Mesa de Unidad (MUD) con los “trancazos” de calles y de “paro cívico nacional” que intentaron en forma frustrada imponer en todo el país, y que solo afectó las jurisdicciones gobernadas por autoridades opositoras, especialmente en el Este de Caracas, justo donde se ubica la sede principal de VTV.

En los desmanes, los sujetos rompieron ventanales de las fachadas y lanzaron un poderoso artefacto explosivo que fortuitamente cayó en un antiguo módulo policial que está justo al lado sur de VTV, y lo incendió en forma íntegra, con pérdida total. Este espacio es propiedad del Centro Comercial Los Ruices.

IMG_3484-300x169

Cuando los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que se encontraban resguardando las instalaciones del canal, comenzaron a repeler el ataque, muchos trabajadores, hombres y mujeres,  se armaron de valor y acompañaron a las fuerzas de seguridad para enfrentar a los terroristas.

IMG_3544-300x200

La demostración cívico-militar sorprendió a los criminales, que se replegaron al sur y al norte. En la avenida Francisco de Miranda, bajo el elevado, la GNB obligó a los incendiarios a retirarse bajo una nube de gas lacrimógeno, mientras al norte el grueso grupo de trabajadores despejaron las barricadas en la avenida Rómulo Gallegos y dieron el pecho a los homicidas, que lanzaban botellas, piedras y molotov.Entre tanto, los terroristas lanzaban bombas incendiarias que eran apagadas con extintores que manipulaban empleados de seguridad del Canal 8. Una de estas bombas lanzadas por los encapuchados cayó justamente en un dispensador de la estación de gasolina ubicada en la esquina, que afortunadamente no pasó a mayores.

Casi dos horas después, una avanzada motorizada de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se abrió paso entre los trabajadores y subió al norte, logrando la captura de varios encapuchados y disolviendo definitivamente las acciones, en este intento criminal de asaltar un medio de comunicación y atacar a sus trabajadores.

A partir de este momento, las imágenes de la victoria popular cívico-militar fueron inéditas. Los trabajadores bajaron por la avenida principal de Los Ruices cantando el himno nacional y varias consignas que retumbaron entre los edificios.

Algunos de los vecinos acompañaron la alegría y el orgullo de la defensa democrática desde sus balcones, mientras los trabajadores, levantando los brazos, gritaban desde la calle: ¡Chávez no murió, se multiplicó!”.

IMG_3522-300x169

Hasta el momento de publicar esta nota no se ha pronunciado el alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz, dirigente opositor responsable del orden público de la jurisdicción. El Presidente Maduro lo responsabilizó por el ataque y pidió a la justicia actuar y aplicar las leyes.

Tampoco se han pronunciado ninguno de los llamados “líderes” de la derecha ni del Colegio Nacional de Periodista (CNP) y ni siquiera la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV),quienes no han levantado su voz para condenar el ataque contra un medio de comunicación en Venezuela, tal como ocurrió en 2002, cuando el gobernador opositor de Miranda, Enrique Mendoza, ocupó y cerró VTV con su cuerpo policial armado, en una acción que facilitó el golpe de Estado de Pedro Carmona Estanga.

Observa aquí el video:

Imagen de previsualización de YouTube

Texto: Con información de VTV

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.