Opinión

24.jul.2017 / 10:40 pm / Haga un comentario

descarga

Por: Earle Herrera

El chavismo funciona mejor bajo presión, y lo estimula más la competencia que el arte solitario o el boxeo de sombra. Las fintas frente al espejo no lo seducen. Un rutinario simulacro electoral se convirtió en un extraordinario fenómeno político porque la derecha le antepuso un plebiscito en términos de ultimátum, de todo o nada, de juicio final y tarde de Rosalinda. “Lo malo no es el lanzazo sino el que no lo retruca”, canta un Florentino rojito.

La avalancha participativa del chavismo el domingo 16 de julio también la dispararon la grosera campaña mediática nacional e internacional; la herejía eclesiástica de poner a guarimbear a la Divina Pastora, la Virgen del Valle y a La Chinita; la ventajista “honorabilidad” de los rectores universitarios de la derecha, más la reacción anticonstituyente de la OEA, la Unión Europea, el imperio y sus cachorros. Alguien ironizó que el chavismo come casquillo. Será.

Antes de que se elija la Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio, la derecha saboreó por adelantado su derrota frente a un simple simulacro. Su plebiscito le resultó amargo, no solo porque “no logramos los objetivos”, sino por sacar a los chavistas a votar hasta debajo de las piedras. La propaganda que le han hecho a la ANC, desde Donald Trump hasta Urosa Savino, es insuperable. “Gracias medios de comunicación”, dijeron en 2002 los antichavistas, y la historia vuelve a repetirse, pero al revés.

La Iglesia olvidó hasta las formas y prestó templos y casas parroquiales a la derecha, en un hecho inédito e insólito, grotesco. No le funcionó. Fue la gran derrotada del domingo, milagro inverso que le debe a la CEV. Los alienados que creyeron el cuento de un “dictador” solitario, se sorprendieron al ver al pueblo chavista en las calles. “¿Ese es el tal Rondón?”, se preguntaban con pánico. Entendieron que no se trata solo de “tumbar” a Maduro, sino de derrotar a ese pueblo que salió de todos los rincones de la patria.

Si el proceso constituyente es hoy un fenómeno arrollador y victorioso, ello se ha de agradecer al fallido plebiscito de la derecha. ¡Ah, y a Donald Trump!

Profesor UCV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.