Juventud

29.ago.2017 / 11:30 am / Haga un comentario

Yulimar-Rojas-4 (1)

En medio de la coyuntura a Venezuela también le sobran motivos para celebrar. Yulimar Rojas es uno de ellos y quizás el más grande que se haya tenido en la historia del atletismo venezolano. La anzotiguense, de apenas 21 años de edad, se coronó campeona en el Mundial de Atletismo disputado en Londres, Inglaterra, logro que le regaló a su país con un orgullo para el que -por momentos- pareciera no tener espacio en su pecho.

A ella, cada camino andado le ha servido y fue eso lo primero que afirmó, al ser consultada por el equipo de la Agencia Venezolana de Noticias sobre sus inicios en el atletismo, deporte con el que soñó que llegaría a ser grande siendo apenas una niña.

Por eso, haber llegado a ser portadora de su más reciente oro mundial no la tomó por sorpresa. “Uno de mis objetivos era este: un campeonato del mundo. Me elevo y al mismo tiempo escucho a muchos que me dicen que tengo que seguir trabajando, dando más de mí”.

Yulimar habla de su juventud como si fuera el mejor de sus tesoros. Y definitivamente es así, puesto que son varios los ciclos olímpicos que le quedan por recorrer. Pero hasta ahora ya su camino ha sido más que exitoso: con un salto triple de 14,91 metros, en la categoría adultos, se coronó oro en este mundial de Londres.

Días después ganó plata en la final de la Liga de Diamante, que se realizó en Zurich, Suiza, con un salto de 14,52 metros.

“Me consolidé como la mejor, como la chica que pudo lograr esta medalla tan bonita y sé que van a seguir viniendo muchos campeonatos, muchas alegrías y muchas nuevas medallas para mí”, expresó mientras señalaba sus dos preseas que le colgaban del cuello.

SEMANAS CARGADAS DE ATLETISMO

En su condición de atleta, Yulimar debe cumplir un fuerte entrenamiento. Por eso, seis de los siete de la semana se los dedica a su preparación, esa que acompaña el entrenador Iván Pedroso, a quien aseguró “admira mucho”.

Contó que de lunes a sábado hace trabajo de fuerza, resistencia, saltos (de carreras largas y cortas) y recibe técnicas psicológicas. Señaló que ambas técnicas le han permitido llegar a la gloria mundial.

“Hemos ido poco a poco y como digo soy muy joven, tengo 21 añitos y espero poder seguir dando lo mejor de mí, entregándome diariamente a mis entrenamientos y entregándome más a mis competencias”, dijo.

Rodeada de otras glorias del deporte venezolano que engalanan el Museo del Comité Olímpico, ubicado en El Paraíso, Caracas, Yulimar se define a sí misma como una mujer pensante, optimista, luchadora y disciplinada, atributos que han sido punta de lanza para hacer historia en cada salto.

Fue precisamente eso lo que logró en 2016 durante el Campeonato Mundial en pista cubierta, efectuado en Portland, Estados Unidos, donde ganó oro con una marca de 14,41 metros.

ACOMPAÑADA EN CADA SALTO

La destacada atleta narró que varias figuras la inspiran en cada salto. La primera es Dios y la segunda son sus padres. Su familia en general, entre quienes incluye a sus tres hermanas menores, han sido vitales en todo el proceso de preparación que debe cumplir Yulimar, ese que algunas veces se vuelve fuerte.

“Para ellos trabajo para que se sientan bien, para que se sientan orgullosos y sé que me van a seguir apoyando, que van a seguir estando conmigo. Mis hermanitas van a seguir cosechando logros y van a querer ser como su hermana. Y yo voy a seguir apoyándolas y llevándoles siempre en mi corazón”, agregó.

No es casual que Yulimar sea, a sus 21 años, una de las más importantes atletas del mundo. Su familia lleva el deporte en la sangre. Comentó que con humildad fue eso lo que le inculcaron y es esa la razón por la que sus hermanas forman parte de la Selección de Atletismo de Anzoátegui.

“Somos una familia deportiva, nos gusta apoyar y nos gusta entregar todo de nosotros deportivamente. La verdad es que me siento bien y ellos se sienten muy felices de que Yulimar Rojas sea parte de la historia de Venezuela”, expresó en medio de lágrimas.

Un espíritu de mujer soñadora y siempre sonriente acompañó este lunes a Yulimar durante su estadía en el Comité Olímpico Venezolano, donde no se negó a las peticiones de fotografías y autógrafos hechas por pequeños y grandes.

“Mi mensaje para todas esas personas bonitas que quieren lograr medallas y triunfos es que sigan trabajando, que nunca paren, que nunca desistan de un objetivo que tengan planteado, que sean constantes, que tengan mucha disciplina y mucho temple a la hora de querer conquistar”, concluyó.

Tras una fuerte temporada de entrenamientos y campeonatos, Yulimar ya tiene en mente revalidar su salto en Inglaterra y consolidarse como la mejor triplista a nivel mundial. Por ahora, el itinerario de la campeona continuará este martes en la ciudad de Barcelona, Anzoátegui, donde se espera su llegada para horas de la tarde.

 

Texto : Con Información de AVN. 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.