Noticias

19.oct.2017 / 10:01 am / Haga un comentario

3-480x300

Con 13 auditorías que se realizan antes, durante y después de cada proceso electoral, con la participación de testigos de las más diversas e incluso contrarias tendencias políticas, observadores nacionales (de varias organizaciones sociales) y acompañantes internacionales, el sistema de votación automatizado de Venezuela, es considerado el más seguro del mundo.

 

Así lo dijo Jimmy Carter, ex presidente de Estados Unidos, quien en varias oportunidades asistió como acompañante internacional, por parte de su fundación Centro Carter, a varios eventos electorales del país latinoamericano.

Sin embargo, tras las elecciones regionales realizadas el pasado 15 de octubre, algunas organizaciones y voceros de derecha, tanto en Venezuela como fuera del país, han señalado, sin pruebas, que hubo un supuesto fraude y han hecho públicas sus intenciones del cambiar el sistema electoral.

 

Pero, desde el año 2004 hasta la fecha, se han realizado 12 procesos comiciales con el mismo sistema electoral, según informó Jorge Rodríguez, jefe del Comando de Campaña Zamora 200, y quien fuera rector del Consejo Nacional Electoral hasta 2006.

 

Desde ese año, el Poder Electoral ha avanzado en la transformación continua de la forma en que se organizan los sufragios en Venezuela con el fin de alcanzar niveles de transparencia y garantías tanto para el elector y las fuerzas políticas.

 

Con este mismo sistema de votación electrónico, partidos de derecha o revolucionarios han participado y aceptado, con ello, las condiciones para la realización de cada elección.

No obstante, en no pocas oportunidades, las fuerzas opositoras desconocen los resultados, a las autoridades y acusan de fraude, aunque sin una sola prueba.

Auditorías al sistema: constante y con la verificación de todas las fuerzas políticas

En Venezuela se realizan 13 auditorías antes, durante y después del evento electoral. En todas, los actores políticos no solo verifican el software y el hardware que componen cada máquina de votación, sino que además, avalan con su firma cada uno de los procesos.

 

En cada auditoría, asisten observadores nacionales y acompañantes internacionales, especialmente miembros del reconocido Consejo de Expertos Electorales Latinoamericanos (Ceela), integrado, entre otros, por directivos de organismos comiciales de países como Colombia, Ecuador, Perú y México.

 

El voto seguro

 

El sistema automatizado venezolano ofrece al elector la posibilidad de activar la máquina con su huella dactilar para poder votar una vez que el operador lo registre y avale su identificación por medio del Sistema de Autenticación Integrada (SAI).

 

El SAI, tal como su nombre lo indica, está conectado a la unidad de votación electrónica como un todo. Esto garantiza el principio de un elector, un voto.

 

En plena jornada, el sufragante puede verificar con el comprobante de resguardo impreso por la máquina, se corresponde con la opción marcada al momento de ejercer su derecho democrático.

 

De acuerdo con Jorge Rodríguez, hay pocos sistemas de elección automatizados en el mundo que imprimen un comprobante físico, que permita verificar en el acto su escogencia.

 

Por ejemplo, en el estado de Illinois, Estados Unidos, específicamente en la ciudad de Chicago, se utilizan máquinas similares a las que se emplean en los eventos eleccionarios venezolanos; con la diferencia de que no imprimen la papeleta de resguardo, sino que solo queda el registro electrónico y se transmite directamente a un centro de totalización, sin posibilidad de auditar previa o posteriormente.

 

Auditar más de la mitad de las máquinas de votación

 

Al cierre del proceso electoral, una vez transmitido los datos de la unidad de votación electrónica a un servidor cifrado del Consejo Nacional Electoral (CNE), los miembros de mesa y los testigos de las fuerzas políticas participantes certifican, con su firma, la validez del resultado.

Posteriormente, se realiza un sorteo de las mesas del centro de votación para efectuar la auditoría posterior, la cual abarca el 54% de las mesas de votación y de la máquina asignada, para así cotejar cada comprobante de resguardo emitido por ésta, con los resultados electrónicos transmitidos

Cabe destacar que esta muestra de más de la mitad del total de las máquinas, fue solicitada por los partidos de derecha, tras el referendo revocatorio del 2004, cuando denunciaron, sin prueba alguna, un supuesto fraude. El CNE aceptó la solicitud e incluyó su propuesta en las elecciones parlamentarias de 2005, cuando decidieron no participar en ellas, por “falta de condiciones”.

 

Voto a voto

 

Las auditorías de cierre o posterior a la transmisión de las actas totalizadoras de votos vía electrónica, consiste en el conteo voto a voto, es decir, de cada comprobante de resguardo por parte de miembros de mesas, supervisado por los testigos de las fuerzas políticas y de la ciudadanía, quien también puede participar libremente en esta actividad.

 

Jorge Rodríguez, en rueda de prensa, explica funcionamiento del Sistema Electoral Automatizado de Venezuela

 

 

Texto : Con Información de VTV.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.